Los animales y la peste

lion-226141_1280En cierto terrible año de peste entre los animales, el león muy aprensivo, consulto a un mono de barbas blancas.
_Esta peste es un castigo del cielo respondió el mono, y el remedio está en aplacar la cólera divina sacrificando a los dioses a uno de nosotros.
_¿Cuál?, pregunto el león.

_Al más cargado de crímenes.
El león cerró los ojos, se centró y, después de una pausa, dijo a los súbditos reunidos a su alrededor:
__Amigos: está fuera de duda que quien debe sacrificarse soy yo. Cometí grandes crímenes, maté a centenares de venados, devoré innumerables ovejas y también a varios pastores. Me ofrezco, pues para, el sacrificio, en aras del el bien común.
El zorro se adelantó y dijo:
_Juzgo conveniente la confesión de las otras fieras. Porque, para mí nada de lo que vuestra majestad alegó constituye un crimen. Matar venados: despreciables criaturas; devorar ovejas: mezquinos animalejos sin ninguna importancia; destrozar pastores: raza vil, merecedora del exterminio. Nada de eso es crimen. Son incluso, cosas que honran mucho a, nuestro virtuosísimo rey el león
Grandes aplausos ahogaron las últimas palabras del adulador, y el león fue dejado de lado como impropio para el sacrificio.
Se presentó en seguida el tigre y se repitió la escena. Se acuso de mil crímenes, pero el zorro probó que también era un ángel de inocencia.
Y lo mismo aconteció con todas las otras fieras.
En eso llegó el turno al burro. Se adelantó el pobre animal y dijo:
_La conciencia sólo me acusa de haberme comido una hoja de col en la huerta del señor alcalde
Los animales se miraron unos a otros. Aquello era muy serio! El zorro tomo la palabra.
_He aquí, amigos, al gran criminal! Tan terrible es lo que nos cuenta que es inútil que prosigamos la investigación. La víctima que ha de ser sacrificada a los dioses no puede ser otra, porque no puede haber crimen mayor que robar la respetabilísima col del señor alcalde.


Todo el bicherío estuvo de acuerdo, y el triste burro fue unánimemente elegido para el sacrificio.


Volver a índice

Un comentario en “Los animales y la peste”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s