Una compañía imposible

«en: L. Lectuta Alvaro Marín»

Una ardilla, un gatico, una tortuga, un perrito, una conejita y un pollito resolvieron vivir juntos y construir su casa en lo más escondido del bosque.
Cada uno tenia sunacomimpo-1u camita y su silla y se turnaban para hacer de comer. Al principio vivieron felices; pero poco a poco principiaron a presentarse dificultades por la comida, porque cuando le correspondía cocinar a la gatica servía pedazos de hígado fresco. Al perro le gustaba el hígado pero al resto de la familia no.
Fresca hojas de lechuga eran el desayuno, el almuerzo y la comida el día que le tocaba cocinar a la coneja. El único que, además de la coneja comía lechugas era el pollito. Pero al pollito tampoco le gustaban mucho.
La ardilla servía nueces en abundancia cuando tenía que hacer de comer. Pero, ¿quién tenía dientes tan afilado como ella para partir nueces?
Cuando tocaba el turno al pollito ofrecía deliciosas lombrices. Nadie comía lombrices de tierra con excepción del mismo pollito. La tortuga servía huevos e hormiga y cucarroncitos, pero estos extraños manjares tampoco eran del agrado de los demás.
Desesperados los socios, resolvieron reunirse para decidir lo que debían hacer.
_Yo, dijo el parro, viviré contento donde pueda roer huesos y comer carne en abundancia.
_Ami que me den leche e hígado, maulló la gata.
_Nueces, muchas nueces para mí chillo la ardilla
_:Ya saben ustedes, dijo con voz ronca la tortuga, que yo no cambio los los huevos de hormiga, los cucarrones y los caracoles por nada del mundo.
_Gusanitos para mí pidió el pollito.
_Ya lo veo, interrumpió la conejita. Lo que necesitamos es una casa para cada uno de nosotros. Propongo, pues, que nos dispersemos en busca de lo que cada uno desee.
_Es muy triste, dijo el perrito, que nos tengamos que despedir, porque después de todo hemos vivido felices.
_Así es, dijo la gatica. Pero no hay más remedio ¡Qué tristeza!
Y amigablemente se despidieron. La única que se quedó fue la ardilla.
_Díganmeles a mis camaradas que se encuentren en el camino, les dijo la ardilla al despedirse que aquí las espero.

Volver a índice

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s