Pinocho convertido en perro

«en: L. Lectura Alvaro Marín»


Pinocho abandonó la ciudad para ir a correr aventuras por el campo. Caminó varios kilómetros. De vez en cuando se detenía a mirar las manzanas,las peras y las uvas de los huertos.
pinocho2Ya por la noche, acosado por el hambre, se metió en un cercado, con intención de coger unos cuantos racimos de uvas. Ojalá nunca se le hubiera ocurrido tal cosa!
Apenas tocó las uvas, ¡crac!, sintió que sus piernas quedaron agarradas entre dos pesados hierros. El pobre Pinocho quedó preso en la trampa que allí había puesto el dueño de finca para atrapar las raposas que estaban acabando con las gallinas.
A los gritos de Pinocho se levantó el dueño y, cuál no sería su sorpresa cuando, en vez de encontrar un raposa, lo que había caído era un muchacho.
_Conque eras tu, pillo, quien se llevaba mis gallinas, dijo enfurecido el campesino.
Yo no, yo no, respondía Pinocho, sollozando.Yo entré aquí únicamente a coger unas uvas.
_Quien roba uvas también roba gallinas. Espérate que te voy a dar una lección.
Y cogiéndolo de un brazo lo levantó y lo llevó hacia el corredor de la casa. Después le puso un pesado collar y se lo apretó de tal manera que era imposible quitárselo. Al collar iba unida una cadena atada a un poste.
_Y como hoy se murió el perro, tú harás ahora de perro guardián. Debes tener el oído muy listo y al primer ruido ladrar fuertemente.
Y dicho esto el campesino se entró y cerró la puerta con llave.
El pobre Pinocho atado a ala cadena decía llorando:
_Me lo merezco; me lo merezco.  He sido desobediente y por eso soy tan desgraciado.
En estas reflexiones estaba cuando sintió un ruido. De acuerdo con las instrucciones que el propietario de la finca le había dado, Pinocho empezó a ladrar tan fuertemente que casi se le salían los ojos.
El dueño al oírlo tomó una escopeta y acercándose a la ventana le preguntó a Pinocho:
¿Qué ocurre?
_Aquí están los ladrones. Venga, venga pronto, respondió Pinocho.
El hombre bajó rápidamente y mató a las raposas. Después regresó al sitio onde tenía amarrado a Pinocho. Pero ahora venía sonriente y alegre.
_Te has portado admirablemente, le dijo a Pinocho. Para probarte mi agradecimiento te dejo en libertad. Regresa a tu hogar y que nunca se te vuelva a ocurrir entrarte a un cercado ajeno.
Pinocho salió corriendo tan a la carrera que apenas se le veían los pies.

Volver a índice

14 comentarios en “Pinocho convertido en perro”

      1. BUENAS TARDES, UN FAVOR COMO SE LLAMA EL LIBRO DE ALVARO MARIN DONDE ESTÁN ESTOS CUENTOS. QUIERO COMPRARLO. GRACIAS POR LA INFO. Y SI SABES DONDE LO VENDES LE AGRADEZCO EL DATO.

        Me gusta

  1. buenas tardes! despues de 30 años de haber visto este libro siendo niña, y de buscarlo hace mucho tiempo, encontre una imagen hermosa que me recordo mi infancia, quiero saber cual el nombre completo de este libro , donde estaba este cuento con el dibujo tal cual y el de los animales que sentados a la mesa, quiero conseguirlo. pequeñas cosas que me hacen feliz. gracias.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s