Vamos a instruírnos dijo el león

« en L. Lectura Alvaro Marín»

El León reunió a los animales y, levantando el cetro dijo:
_Ordeno que mis súbditos aprendan a leer. No quiero que los hombres sigan pensando que todos nosotros somos unos burros.
El burro, ahí presente, sacudió las orejas e iba a protestar, pero prefirió quedarse callado.
El León continuó:
_Mañana se abrirá una escuela para que los pequeños aprendan a leer.
Toda la animalía escuchaba en silencio. De pronto el burro rebuzno para preguntar:
_¿Y quién les va a enseñar?
_Eso pregunto yo, rugió el león. ¿Quién les va a enseñar si todos ustedes son unos animales?
_¡El mono!, maulló por allá lejos el gato.
_Si, el mono, gritaron los ahí presentes.
_¡Silencio, estúpidos! interrumpió el león.
Yo, el león, rey de los animales, no acepto consejos de nadie. ¡A callar y a obedecer imbéciles!
Después de un rato de absoluto silencio el león prosiguió:
_Nombro a la lora directora de la escuela.
La lora empezó a pasearse de un lado a otro, muy orgullosa e iba a pronunciar un discurso de agradecimiento cuando el león, dando un violento manotazo sobre la mesa, al mismo tiempo ensordecía a todo el mundo con su rugido ordenó:
_Y ahora retirénse de mi presencia!
Todos obedecieron sin decir una palabra.
Al día siguiente la lora llego muy temprano a ala escuela. Allí estaban ya el cordero, el osito, el hijo del tigre y el de la rana, el burrito el pato, el pollito, el perro y el gato.
La lora empezó la clase diciendo:
_Buenos días, niños
Como respuesta se escucho un chillido general.
_Niños, digan “a” dijo, con voz solemne la lora.
_Y el cordero dijo: bee… y el osito grom… y el hijo del tigre guan… y el renacuajo cro… y el burrito rebuzno… y el pato cua… y el pollito pío,pío… y el perro guau guau y el gato miau miau!
Son muy animalitos estos discípulos míos, murmuró la lora. Volvamos a empezar. Digan todos “a”.
Y otra vez se volvió a escuchar una horrible algarabía .
Pasaron los meses, el zorro golpeó a la puerta de la escuela.
_Vengo de parte del rey, dijo, a examinar a estos alumnos. Principiemos señorita lora por la “a”.
Y el cordero dijo: bee… y el osito grom… y el hijo del tigre guan… y el renacuajo cro… y el burrito rebuzno… y el pato cua… y el pollito pío,pío… y el perro guau guagua y el gato miau miau…!
Estos no conocen ni la letra “a”, gritó enfurecido el zorro. Y le tiró con el bastón a la lora. La lora salió volando por la ventana.
Enseguida el zorro dijo con voz ronca:
_Nadie puede salir de aquí. Yo voy a enseñarles. Sé que todos ustedes son muy inteligentes. La lora es la única responsable de que no hallan aprendido nada.
Los alumnos temblaban de miedo ante la presencia de tan peligrosos visitante.
Después de un momento el zorro continuó:
_¡Ay! pero me siento fatigado. hace muchos días que tengo el estómago vacío. Acérquese el pollito; le quiero dar algunas instrucciones para que aprenda a leer y a escribir pronto.
Ya el zorro se iba a comer al pollito cuando el oso, que había ido a la escuela por su hijo, abrió la puerta, alcanzo a ver al zorro, se abalanzó sobre él y lo mató.
El león nunca supo que pasó con la escuela, pues jamás volvió a reunir a los animales. Y en cuanto a la lora, se sabe que todavía grita de miedo cuando ve a un zorro.

Volver  a índice

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s