La modestia

«Rafael Pombo»


Cuando asignaba Jove a las virtudes
su oficio y clase en rededor del hombre,
a la más bella la dejó olvidada
por haberse quedado arrinconada
y sin decir su nombre.
-¡Oh Modestia! ¡oh hermana de la Gracia!
dijo él al advertirlo: por desgracia
ya no hay lugar vacante, aunque en mi aprecio
conservas entre todos el primero;
pero encargarte quiero
que a las demás virtudes acompañes,
para realzar su precio.

Volver a índice

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s