El discurso del espejo

«Rafael Pombo»


Pues siempre al frente de mí
puliendo tenaz te encuentro
lo que hay por de fuera en ti,
busca otro espejo, Mimí,
donde pulirte por dentro.
Ese espejo es la virtud,
las almas limpias y bellas,
en cuya fiel pulcritud
se mira la juventud
para volverse como ellas.
En mí al fin descubrirás
ya una arruga, ya una cana;
mas si al otro siempre vas,
más linda te encontrarás
al sol de cada mañana.
Los hombres no hacen gran caso
de un peinado o traje o flor,
que eso lo ven muy de paso;
mas si hallan el fondo escaso,
da poco fondo su amor.

Volver a índice

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s