Dientes y confites

«Rafael Pombo»


Con nueces y confites
armaron riña
los dientes primorosos
de cierta niña.
Vamos a ver (gritaron
muelas y dientes)
quiénes son más bonitos
y más valientes.
y bien pronto, en su rabia
de basiliscos,
pasaron de las voces
a los mordiscos.
¡Tric! ¡trac! van repitiendo
dientes y muelas
al modo de cachucha
con castañuelas;
y nueces y confites
crujen, decrecen,
se destrizan, se funden,
desaparecen.
Muertos los enemigos
y sepultados
cantan triunfo los dientes
regocijados.
Mas ¡ay! duró bien poco
su canto ufano,
llegó el dolor de muelas
con lanza en mano.
y a cada lancetazo
cruel les repite
¿no quieres otra almendra
y otro confite?
y luégo tuvo náuseas
la pobre niña,
y cayó cual ternera
con la morriña;
pasó veinticuatro horas
de ansias mortales,
tomó aceites y polvos,
lloró a raudales;
no pudo ir a sus juegos;
quedó encerrada,
y pagó en largo ayuno
la confitada.
La que quiera volverse
pálida y fea
y arruinar esos dientes
de que alardea,
casque nueces; y almendras
y dulces coma:
esa es de las muchachas
la gran carcoma;
y hasta sus colorcitos
tan primorosos
son venenos que tientan
a los golosos.

Volver a índice

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s