La limosna

«Rafael Pombo»


Iba Matilde para su escuela
ágil, gustosa, de buen humor,
cuando un anciano que el hambre hiela
una limosna le demandó.
Ella al momento sondó el bolsillo
ansiando hacerle la caridad,
pero, ¡la pobre! no halló un cuartillo;
¡mortificante contrariedad!
¿qué hizo Matilde? Vacióle entonces
su otro bolsillo, la provisión
con que pensaba tomar las onces
en el descanso de la lección.
Y dijo: “Almuérza, doliente amigo;
“siento en el alma no tener más,
“mas si otras veces te hallas conmigo
“mejor provista me encontrarás.”
y siguió andando veloz, contenta
pues no hay delicia como hacer bien;
y así dio al Cielo muy buena cuenta
y a su maestro la dio también.

Volver a índice

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s