El camello y la pulga

«Felix María Samaniego»


En una larga jornada,
un camello muy cargado
exclamó ya fatigado:
«¡Oh, que carga tan pesada!
Doña pulga, que sentada
iba sobre él, al instante
se apea y dice arrogante:
«de peso te libro yo».
Y el camello contestó:
¡Gracias señor elefante!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s