Valsando


Casta madonna del siglo trece,
en fondo de oro la blanca luna;
un cielo inmenso, sin mancha alguna,
que al que lo mira rejuvenece,
.
Y en su éter puro nos desvanece,
dando alas de ángel al corazón:
y en mis oídos vibrando el rápido Vals
embriagante de aquellos días.
.
En que girando loca de júbilo
entre mis brazos amanecías,
y negra hallábamos el alba hermosa
que con sus tintas de perla rosa
nos daba el toque de dispersión.
.
En esta noche, bajo este cielo,
A sus compases inflamadores,
Que alegre mi alma levanta el vuelo
Y torna al cielo de sus amores,
ya percibe tu aura de flores,
y
y el dulce peso…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s