Rosalinda

blenheim-palace-867689

A las puertas del palacio
de una señora de bien
llega un lindo caballero
corriendo a todo correr.
.
Como el oro es su cabello,
como la nieve su tez;
sus ojos como dos soles
y su voz como la miel.
.
“Dios os guarde, mi señora”.
“Caballero, a vos también”.
“Ofrecedme un sorbo de agua,
que vengo muerto de sed”.
.
Tan fresca como la nieve,
caballero, os la daré,
que la cogieron mis hijas
al punto de amanecer”.
.
“¿Son hermosas vuestras hijas?”
“como un sol de Dios las tres”.
Decídme como se llaman,
si en ello gusto tenéis”.
.
“La mayor se llama Elena l
y la segunda Isabel,
a la más chica de todas
Rosalinda la nombré”.
.
“Decid a las tres que salgan,
que las quiero conocer”.
“La mayor y la mediana
aquí al punto las tendréis”.
.
“Rosalinda, caballero,
os ruego la perdonéis;
como es tan niña y tan tímida
no quiere dejarse ver”.
.
Ya salen las dos doncellas,
Elena con Isabel; l
detrás de ellas, Rosalinda,
tímida mira al doncel.
.
“Lindas son las dos que veo,
lindas como un clavel,
pero más linda adivino
la que no se deja ver”.
.
A las puertas del palacio
de la señora de bien
de vuelta está el caballero
siete semanas después.
.
“¿A qué volvéís, caballero?
¿Es que acaso tenéis sed ”
“tres hijas como tres rosas,
vos, mi señora, tenéis.
.
La más pequeña de todas
os ruego me la entreguéis,
que en los palacios reales
va a casarse con el rey”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s