Mi Gato Serafín


Una vez,… tuve yo un gato
blanco y rubio,  y tan junín!
Tenía la cola así de larga,
y se llamaba Serafín.
.
Casi siempre  se sentaba,
enroscado en su sillón,
al mirarlo desde lejos,
parecía un almohadón.
.
Una vez vino de visita
una amiga de mamá,
¡tan cortísima de vista,
que no veía hasta allá!
.
Era: gorda, gorda,
gorda como un balón,
y cada dedo,
¡parecía un salchichón!
.
Entró  en la sala
con los lentes sin poner,
y en la silla de mi gato…
…¡purrundummm se dejó caer!
.
¡Aaaahhhh!
Aplastó a mi pobre gato,
por delante y por detrás.
¡Lo dejó hecho una torta!
¡Tan monín, tan monín!
.
¡Malaya las viejas gordas
las amigas de mamá
que aplastó a mi pobre gato
por delante y po detrás…
.
Pero mi gato, tenía
siete vidas. Ya lo sé.
Y, al levantarse la gorda,
salió corriendo también.

Volver a poesías infantiles

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s