La marrana peripuesta

pig-988784
Viénele a un mono la chusca idea
de omar con flores a una marrana,
y ella al mirarse ya tan galana,
envanecida se contonea.

Y a cuantos mira grúñeles: «¡Ea!
¡Paso a la Venus! ¡Todos atrás!»
«¡Ah!» dijo el zorro: «siempre eres fea;
pero adornada: ¡mil veces más!».

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s