El león y el ratón agradecido


«en L. Lectura Felix Antonio Soler»

lion-275975
Viendo dormido a un león, un ratón comenzó a correr sobre su cuerpo; despertándose la fiera, lo agarró, y se disponía a engullírselo, cuando el ratoncito le suplicó le dejara en libertad, prometiéndole, a cambio de su vida, devolverle algún día el favor. Rióse mucho el león y lo dejó escapar. Y sucedió que poco tiempo después el rey de los animales debió su salvación al agradecimiento del ratón, porque habiendo atrapado al león unos cazadores, que le amarraron con una cuerda a un árbol, el ratón, que oyó lamentarse al león, acudió, royó la cuerda y lo libertó.
Antes te burlabas de  mí, porque no esperabas por mi parte correspondencia; ahora sabrás que entre los ratones existe también la gratitud.


Esta fábula nos muestra que en los cambios de fortuna los individuos más poderosos tienen necesidad de los más humildes.

Volver a índice

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s