El café

Ismael Enrique Arciniegas

coffee-beans-618858

De mi tierra en los ásperos breñales
he visto abrirse sus fragantes flores,
que parecen del sol a los fulgores,
nieve sobre los verdes cafetales.

Y después, como fúlgidos corales,
en explosión de vírgenes olores,
lo he visto entre los gajos tembladores
a la sombra de bosques tropicales.

¡Ahora… humeal Riega tu perfume;
del ideal las alas desentume
y agita en rauda conmoción mis nervios;

en mi la inspiración sus rayos quiebre;
mi frente nimbe y en sagrada fiebre,
mis versos surjan graves y soberbios.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s