7.4.2.1. Historia del primer hermano del barbero

Señor __le dije__, mi hermano mayor, llamado Bacbuc, el jorobado, era sastre. Cuando hubo- acabado su aprendizaje, alquiló una tienda enfrente de un molino; pero como aún no tenía parroquianos, lo pasaba trabajosamente; al paso que el molinero estaba muy acomodado y poseía una hermosísima mujer. Un día que mi hermano estaba trabajando en su tienda, alzó la cabeza y vio ala molinera asomada a la ventana y que miraba a la calle. Hallóla tan hermosa que vino a quedar prendado de ella. En cuanto a la molinera, ningún caso hizo de él; cerró la ventana y no volvió a asomarse en todo el día. Sin embargo, el pobre sastre no hacia mas que alzar la cabeza y los ojos al molino, y mientras se estaba afanando, mas de una vez se pínchó los dedos, y su trabajo de aquel día no fue muy cumplido. Por la tarde, cuando hubo de cerrar su tienda, hízosele cuesta arriba, porque esperaba que la molinera se asomaria otra vez; mas al fin tuvo que cerrarla y retirarse a su habitación, en donde pasó una malísima noche.
Verdad es que con este motivo se levantó mas temprano, y que la impaciencia de ver a su amada le llevó antes a la tienda, pero tampoco logró su anhelo en todo el día, pues la molinera no se asomó sino una sola vez aunque bastó esto para que mi hermano quedase muy enamorado.
El tercer día tuvo mas motivo de satisfacción que los otros dos; la molinera le dio casualmente una mirada, y lo sobrecogió con los ojos clavados en ella, con lo cual conoció lo que estaba pesando en su interior.
Comendador de los creyentes __dijo, hablando siempre al califa Mostanser Billa__, habéis de saber que apenas la molinera se enteró del cariño de mi hermano, cuando, en vez de enfadarse, determinó divertirse a costa suya. Miróle con semblante risueño; mi hermano la miró también, pero de un modo tan chistoso, que la molinera cerró al punto la ventana, por no soltar una carcajada que diera a conocer a mi hermano cuan ridículo le parecía. El inocente Bacbuc interpretó esta acción a su favor y no dejó de lisonjearse de que le habían mirado con buenos ojos. La molinera determinó, pues, divertirse mas y más a costa de mi hermano Tenía una pieza de hermosa tela con que trataba de hacerse un vestido: envolvióla en un pañuelo bordado de seda, y se la envió por una muchacha esclava que tenia. Esta, bien impuesta, fue a la tienda del sastre y le dijo:
__Mi ama os saluda, y ruega que le hagáis un vestido con esta pieza de tela, según el corte de este otro que os envía. Muda de vestido con mucha frecuencia, y será. una parroquiana que os tendrá cuenta.
Mi hermano conceptuó que la molinera estaba enamorada de él., y aun creyó que le enviaba- que hacer por lo que había mediado entre ellos, para demostrarle que había calado lo íntimo de su corazón.
Embargado por este afán, encargó a la esclava que dijera a su ama que iba a dejarlo todo para servirle, y que.el vestido estaría pronto, para el día siguiente. En efecto, trabajó en él con tanto ahinco, que lo acabó aquel mismo día. Al siguiente, la muchacha esclava vino a ver si el vestido estaba acabado, y Bacbuc se lo dio muy bien doblado, diciéndole:
__Estoy muy interesado en dar gusto a vuestra ama para que me haya olvidado de su vestido. Quiero empeñarla con mi diligencia en no valerse en adelante sino de mi.
Dio la muchacha algunos pasos en ademán de marcharse; luego, volviéndose, le dijo al oído a mi hermano:
__Ahora que me acuerdo, mi ama me ha encargado que os salude de su parte y que os pregunte cómo habéis pasado la noche; en cuanto a ella, os ama tanto que no ha podido dormir.
__Decidle __respondió enajenado mi hermano mentecato__ que estoy ardiendo todo en amor por ella, y que hace cuatro noches que no he cerrado los ojos. Después de este cumplimiento por parte de la molinera, se lisonjeó de que no suspiraría mucho tiempo en balde tras sus finezas. Aun-no hacia un cuarto de hora que la esclava había dejado a mi hermano, cuando la vio volver con una pieza de raso.
__Mi ama __le dijo__ está muy satisfecha de su vestido, pues le sienta a las mil maravillas; pero como quiere llevarlo con calzones nuevos, os ruega que le hagáis pronto unos con esta pieza de raso.
__Muy bien __respondió Bacbuc__: estarán pronta; hoy mismo antes que salga de la tienda; venidlos a buscar antes del anochecer.
La molinera se asomó muchas veces a la ventana, mostrándose a mi hermano para estimularle en su tarea. Éste trabajaba con afán, y los calzones quedaron pronto acabados. La esclavavino por ellos, pero no le trajo al sastre el dinero que había desembolsado para los forros del vestido y calzones, ni con que pagar la hechura de uno y otro. Entretanto aquel malhadado amante, a cuya costa se estaban divirtiendo sin que el lo advirtiera, no había comido nada en todo aquel día, y tuvo que pedir prestadas algunas monedas. de cobre para comprar algo que cenar. Al día siguiente, luego que abrió la tienda, entró la esclava y le dijo que el molinero deseaba hablarle.
__Mi ama __añadió__ le ha dicho tantos bienes de vuestro obrar, que desea que trabajéis también para él. Lo ha hecho con intento de que las relaciones que se entablen entre vos y el contribuyan al logro de lo que ambos deseáis.
Mi hermano se dejó persuadir, y fue al molino con la esclava; el molinero le agasajo presentándole una pieza de tela le dijo.
__Necesito camisas; aquí hay tela para ellas; me parece que podéis sacar veinte, y si sobra tela, me la volveréis.
Mi hermano tuvo que hacer para cinco o seis días con las veinte camisas para el molinero, quien le dio después otra pieza de tela para que le hiciera igual número de calzones. Cuando estuvieron acabados, Bacbuc se los llevó al molinero, quien le preguntó cuanto era su trabajo, a lo que mi hermano le dijo que se contentaría con veinte dracmas de plata. El molinero llamó entonces a la esclava y le dijo que le trajera las balanzas para ver si era de peso el dinero que iba a darle. La esclava, que estaba avisada, miró a mi hermano con enojo, dándole a entender que iba a echarlo a perder todo, si recibía dinero. Así lo entendió y rehusó tomarlo, aunque lo necesitaba y me había pedido prestado para comprar el hilo con que había cosido las camisas y calzones. Al salir de casa del molinero vino a rogarme que le dejara algún dinero, diciéndome que no le pagaban. Dile algunas monedas de cobre que tenía en la bolsa, y con esto vivió algunos días, aunque sólo se mantenía de patatas, y aun de ellas con suma. escasez.
Un día entró en casa del molinero, que estaba ocupado en sus quehaceres, creyendo éste que mi hermano iba a pedirle dinero, se lo ofreció; pero la esclava, que se hallaba presente, le hizo otra vez una seña, lo cual le estorbó el admitirlo, respondiendo al molinero que no iba por eso a su casa, sino para informarse de su salud. El molinero se lo agradeció y le dio a hacer otro vestido. Bacbuc se lo llevó hecho al día siguiente, el molinero saco su bolsa, pero bastó que la esclava diera una mirada a mi hermano para que éste le dijera al molinero:
__Vecino, no es asunto de apuro; ya arreglaremos cuentas otra vez.
Así, aquel pobre tonto se retiró a su tienda con tres grandes achaques, esto es, enamorado, hambriento y sin dinero.
La molinera pesaba de avarienta y mal intencionada; no se contentó con frustrar a mi hermano de lo que se le debía, sino que movió a su marido para que se vengara del amor que le estaba profesando, y se valieron del siguiente medio: El molinero convidó una noche a Bacbuc a cenar, y después de haberle tratado mal, le dijo:
__Amigo, quedaos aquí, porque ya es tarde para que os retiréis. Diciendo esto, lo llevó a un lugar del molino en que había una cama. Allí lo dejó y se retiró con su mujer al aposento donde solían dormir. A medianoche, el molinero fue a buscar a mi hermano.
__Vecino __le dijo__, ¿estáis durmiendo? Tengo la mula enferma y mucho trigo que moler, y así me haríais gran favor si dierais vueltas al molino en su lugar.
Bacbuc, deseando manifestarle que era hombre dispuesto, le respondió que estaba prontos a darle gusto y que no tenía mas que enseñarle lo que debía hacer. Entonces el molinero lo ató por la cintura como una mula que da vueltas a la tahona, y luego, largándole un latigazo:
__Vamos, vecino __ le dijo.
__¿ Y por qué me pegáis? __le preguntó mi hermano.
__Es para daros animo __le respondió el molinero__, porque, a no ser así, mi mula no camina.
Bacbuc extraño aquel procedimiento, pero, sin embargo, no se atrevió a quejarse. Cuando hubo dado cinco o seis vueltas quiso descansar pero elmolinero le descargo una docena de latigazos gritándole:
__Animo vecino, no hay que pararse; caminad sin cobrar aliento; sino echaríais a perder la harina.
El molinero obligo a mi hermano a dar vueltas a su tahona toda la noche al amanecer le dejó atado, y al fin acudió la esclava y lo desato __¡Ah cuanto os hemos compadecido mi buena ama y yo! __exclamó la malvada__. Ninguna parte nos cabe en la burla que os ha hecho el amo
El desventurado Bacbuc nada respondió, tan cansado y molido estaba de los golpes; pero se volvió a casa formando el firme propósito de no pensar mas en la molinera.
La narración de esta historia prosiguió el barbero hizo reír al Califa.
__Vete __me dijo__, vuélvete a casa; van a darte algo de mi parte para consolarte de haber errado el convite que esperabas.
__Comendador de los creyentes __repliqué__, ruego a Vuestra Majestad que me permita no recibir nada hasta que le haya referido la historia de mis demás hermanos. El Califa me manifestó con su silencio que estaba pronto a escucharme, y así proseguí en estos términos:
Historia del segundo hermano del barbero ..  volver a índice

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s