11.4. Aladino se enfrenta al hermano de mágico

Tenia el mágico africano un hermano menor, nigromántico como él, aunque más perverso y de sanguinarios instintos. Alarmado al no recibir las noticias de su hermano en el largo intervalo de un año, consultó las estrellas, los signos cabalisticos y cuanto posee la nigromancia para sus experimentos, y averiguó con todos sus pormenores y circunstancias el trágico fin de que el africano había sido víctima. Resuelto a vengarse de Aladino, se puso en marcha, y después de un penoso viaje llegó a China, entró en la capital, residencia del Sultán, y supo por unos y por otros que existía allí una santa mujer, llamada Fátima, que vivía retirada del mundo en una ermita, y que era célebre por sus virtudes y por las curas maravillosas que hacía. Concibió en el acto su detestable plan, y una noche, a las doce, fue a buscar a Fátima en su ermita, cuya puerta pudo abrir sin hacer el mas leve ruido. Vio a la santa mujer acostada a la luz de la luna sobre un miserable lecho, y se aproximó a ella con un puñal desnudo en la mano. Fátima se despertó sobresaltada.
Si gritas le dijo el mágico, te hundo este cuchillo en el corazón. Guarda silencio, dame tu vestido y píntame la cara como la tuya, para que yo me parezca a ti. Si así lo haces te juro perdonarte la vida.
La pobre mujer hizo temblando lo que se le mandaba, y enseñó al mágico cómo había de llevar el rosario y cubrirse con el manto cuando fuera a la ciudad para asemejarse a ella. El mágico se miró a un espejo, y convencido de que nadie podría reconocerle, faltó a su juramento, estrangulando a la infeliz Fátima, cuyo cadáver arrojó a la cisterna de la ermita. Al día siguiente se dirigió al palacio de Aladino en medio de un pueblo inmenso que le rodeaba., creyendo que era la virtuosa Fátima. Oyó la princesa Brudulbudura el ruido que hacían las gentes en derredor de la supuesta curandera, averiguó la causa y ordenó a cuatro eunucos que condujesen a la santa a su presencia. El mágico, introducido en el salón de las celosías, entonó una elocuente plegaria por la salud de Brudulbudura, quien, encantada al ver la unción religiosa de la buena mujer, le rogó que se quedase a vivir en el palacio. Fátima, o por mejor decir, el mágico, se hizo al pronto de rogar; pero luego accedió al fin, siempre que se le permitiese comer en la habitación que iba a destinársele. La Princesa accedió a ello, y preguntó a la fingida santa si era de su agrado el salón en que se encontraban.
No he visto, respondió el mágico nada más bello y admirable en mi vida ; pero, para que fuese una verdadera maravilla sin igual en la tierra, deberíais hacer colocar en la cúpula el huevo de un águila blanca de prodigioso tamaño, y que tiene su nido en la mas alta cima del Cáucaso.
La Princesa no echó en olvido el consejo del mágico, y cuando regresó Aladino de la partida de caza en que se encontraba a la sazón, se apresuró a. decirle que tenia el capricho de que el salón de las celosías ostentase en su techumbre el huevo del águila blanca.
Aladino, deseoso siempre de complacer a la Princesa, fue a su habitación, frotó la lámpara y dijo al Genio, luego que este hubo aparecido:
Quiero que inmediatamente coloques en la bóveda de mi salón un huevo del águila blanca que anida en las alturas del Cáucaso.
¡Miserable! exclamó el Genio dando un grito que conmovió el palacio hasta sus cimientos ¿No te basta lo que hemos hecho por ti? ¿Quieres, ingrato, que los esclavos de la lámpara te traigan a su señor, que esta encerrado en ese huevo, y lo cuelguen en la bóveda de tu palacio? Lo único que te libra de nuestro furor es que no eres autor directo de esa imprudente demanda, y si el hermano del mágico de África al quien diste la muerte que merecía. Tu nuevo enemigo vive en tu propio palacio, disfrazado con el traje de la virtuosa Fátima, a cuya santa mujer acaba de asesinar, y él es quien ha sugerido a la Princesa la idea que me has manifestado hace poco. Trata de asesinarte a ti también, y te lo anuncio para que vivas prevenido. Y desapareció.
Aladino fue a la habitación de su esposa, y sin decirle nada de cuanto le había participado el Genio, fingió un fuerte dolor de cabeza; la Princesa mandó buscar a Fátima en seguida .para que curase a su marido, y refirió a este los motivos que justificaban la residencia de aquella mujer en el palacio. Llegó el mágico disfrazado, se aproximó a Aladino con pretexto de reconocerle la cabeza e instantáneamente sacó un puñal de la cintura para darle muerte; pero Aladino, prevenido ya, se apoderó del arma con ligereza y atravesó el pecho del infame, que rodó sin vida por el pavimento.
Seguidamente descubrió todo el misterio a la asustada Brudulbudura, la cual dio gracias al Cielo por haber librado a Aladino de la persecución de los dos hermanos mágicos, sus implacables enemigos.
Pocos años después, murió el Sultán sin dejar hijos varones, por cuya razón le sucedió en el trono la princesa Brudulbudura, quien transmitió el supremo poder a su querido esposo Aladino. Ambos reinaron largo tiempo, dejando al morir una ilustre y
memorable descendencia. Señor, dijo Scheznarda cuando concluyó la historia de la lámpara maravillosa; la moral de este cuento no habrá escapado a la penetración de Vuestra Majestad. El mágico africano representa al hombre arrastrado por la pasión a las riquezas, de que no llega a gozar a causa de los medios inicuos de que se vale para conseguirlas; Aladino es el joven de humilde cuna que se eleva por su valor y fortuna al primer puesto del reino; el Sultán, el soberano justo que, si en un momento de arrebato condena a. muerte al inocente, cede ante los clamores y las súplicas de su pueblo, y, por ultimo, la Princesa es el modelo de las buenas hijas y de las esposas honradas. Aunque sé todavía un sinnúmero
de historias, continuó Scheznarda, creo, señor, que Vuestra Majestad se cansará de escucharme.
Desechad ese temor, replicó, el Sultán, y referidme otro cuento maravilloso.
Volver a índice

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s