Hay peces en el bosque

🐟   🐋   🐳   🐟   🐋    🐟   🐋 🐳   🐟   🐋

Un campesino tenía una mujer muy habladora. Un día mientras labraba la tierra, su azadón tropezó con un riquísimo tesoro. Lo desenterró, lo trajo para su casa y dijo a su mujer
_Acabo de descubrir una gran fortuna, pero tenemos que esconderla. ¿Dónde?
La mujer pensó que era mejor enterrar el tesoro debajo del piso de la casa en donde vivían. Al campesino le pareció bien. Pero cuando ella se fue al pozo en busca de agua, sacó de ahí el tesoro y lo escondió en otro lugar.
La mujer vino con el agua
Mujer, mujer, dijo el campesino, es preciso que nadie sepa que tenemos esa riqueza debajo del piso. Mucho cuidado con la lengua ¿oíste?
Pero como no tenía la menor confianza en ella, se ideó un plan.
Mira; mañana iremos al bosque a recoger peces. Dicen que están apareciendo en cantidad.
¿Qué?
Peces en el bosque. ¿Dónde se había visto eso?
En el bosque los verás mañana.

Muy de madrugada el campesino se levanto; fue a la ciudad y compró una buena cantidad de peces frescos y una liebre. Pasó luego por el bosque y los colgó de las ramas de los árboles.

🐟 🐋 🐳 🐟      🐋🐳🐟🐋    🐳  🐟  🐋  🐳  🐟  🐋  🐳  🐟 🐋 🐳 🐟 🐋🐳
Al llegar a la casa, almorzó e invito a la mujer a ir al bosque. Fueron. Qué hermosura. Peces por todas partes: uno aquí, otro allá, otro más allá. La mujer, con gritos de sorpresa, iba acomodando los peces en la cesta.
Después dio con el mas grande de todos, colgado de un árbol.
Oye, marido! Qué pescado tan grande éste.
No me asusto de nada _dijo el hombre_. En estos últimos días han llovido muchos de esos. Pero la gente de la aldea ya los ha recogido casi todos.
En esto llegaron a la laguna, donde había echado la liebre.
¿Cómo es eso?, gritó la mujer. Liebre de agua? Qué cosa espantosa… Nunca oí hablar de liebre que viviese en el agua.
Ni yo, pero el hecho es que pesqué una.
Volvieron a la casa con aquella preciosa cosecha y la mujer se pasó el día preparando los pescados y la liebre.
Una semana después, en todos los alrededores solo se hablaba del tesoro que el campesino había descubierto. Las autoridades lo hicieron comparecer.
_¿Es verdad que hallaste un tesoro en el bosque?
¿Tesoro yo? Ojalá hallase uno!…
_Pero tu propia mujer anda diciendo al oído de todos que hallaste un tesoro y lo escondiste debajo del piso de la casa.

Mi mujer anda diciendo eso! Pobrecita! Es una locuela que no sabe lo que dice.
Es verdad, si gritó la mujer furiosa. Encontró un tesoro que yo ayude a enterrar debajo del piso. Loca, eh! Eso sí que nó…
¿Cuándo ocurrió eso?, preguntó el campesino.
En la víspera de aquel día que recogimos peces en el bosque,
¿Peces en el bosque?, repitió el hombre poniendo cara de curiosidad.
Si, el día en que llovieron aquellos peces tan grandes y que además, pescaste una liebre de agua.
El asombro fue general.
Las autoridades se convencieron de que la mujer estaba realmente loca, y como no encontraron nada debajo del piso, en la búsqueda que hicieron, el caso murió
El campesino frotó las manos de contento.


Qué bien hice en no fiarme de ella. Hoy, de lo contrario, estaría abatido y con mi rico tesoro perdido.

Volver a índice

9 comentarios en “Hay peces en el bosque”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s