El dormilón

«Miguel Agustín Príncipe»

Cuando  arguyas ve con tiento
Pues, aunque fuere novel
de tu adversario el talento
si te vuelve el argumento,
puede aplastarte con el.
Dormilón era sin par
el niño de don Gaspar,
y aqueste, tomando a pecho
hacerle saltar del lecho
así cómenosle a hablar:
Por madrugar Andresico
ya sabes que se encontró
un bolsillo de oro rico.
Más madrugó, dijo el chico
el dueño que lo perdió.

Volver a poesías infantiles

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s